Casa Candina: La Colección | Universidad del Turabo

casa candina

Cuatro Artistas, Fundadores del grupo Casa Candina Exhiben en la Universidad del Turabo.

Arte Cultura y Entretenimiento | Redacción/ Escrito por Javier Martínez | Visit [a] Autogiro Facebook

casa candina
Cuatro Artistas, Fundadores del grupo Casa Candina Exhiben en la Universidad del Turabo.

El grupo Casa Candina que en los años ochenta y noventa fomento la cerámica y la catapultó en la isla como una expresión escultórica, ofrece una muestra con variedad de piezas en la Universidad del Turabo.

Datos de la muestra

  1. Se exhiben 58 piezas las cuales fueron premio en las distintas Bienales de Cerámica Contemporánea Puertorriqueña
  2. La exposición finaliza en febrero del 2008
  3. El grupo fundador de Casa Candina son Toni Hambleton, Susana Espinosa, Bernardo Hogan y Jaime Suárez pero participaron cientos de artistas en su desarrollo.
  4. El centro sin fines de lucro operó desde 1980 a 1992
  5. Puede leer más sobre Casa Candina en “El barro en manos de artistas”

La Casa Candina fue una Institución cultural sin fines de lucro fundada en 1980, Casa Candina ha sido líder en el desarrollo de la cerámica contemporánea puertorriqueña, reconocida hoy como uno de los medios artísticos más vitales en el panorama artístico nacional. Esta institución, escuela, galería y centro cultural, ha sido fundamental en la enseñanza y promoción de la cerámica, el desarrollo de talentos creativos y un oasis de intercambio cultural para artistas, grupos cívicos y público en general. Casa Candina cerró su escuela/galería en 1992. Continúa hasta el presente su compromiso con la promoción y desarrollo de la cerámica contemporánea.

Los principales objetivos de Casa Candina son: La formación de artistas visuales con concentración en cerámica; la búsqueda de un trabajo de calidad; la investigación, documentación y difusión de la cerámica contemporánea puertorriqueña e internacional desde una perspectiva histórica.

Casa Candina fue fundada por cuatro ceramistas interesados ??en la enseñanza y promoción de la cerámica. Estos reconocidos artistas, Susana Espinosa, Toni Hambleton, Bernardo Hogan y Jaime Suárez ha representado a Puerto Rico en muchas exposiciones internacionales donde ha obtenido varios premios. En 1992 invitaron a una joven ceramista formada en Casa Candina, Aileen Castañeda, a unirse a ellos como miembro de la Junta Directiva, y en 2011 Miguel Angel Maravic, otro joven ceramista que comparte las visiones de Casa Candina, se convirtió en el sexto miembro de la Junta Directiva. Los miembros de esta Junta Directiva están activos en otras instituciones culturales de Puerto Rico.

Casa Candina, ofreció uno de los programas educativos cerámicos más completos. Su orientación estética, el conocimiento técnico de sus maestros y la flexibilidad de sus programas contribuyeron a la formación de una nueva generación de ceramistas lo cual se evidenció en la participación de estos artistas en Premio Casa Candina: Bienal de Cerámica Puertorriqueña Contemporánea y otras exhibiciones Como parte de su programa educativo, Casa Candina ofreció conferencias y talleres de reconocidos artistas, historiadores y críticos de arte nacionales e internacionales para mejorar la apreciación y educación de la cerámica. | Texto de la pagina ( http://www.casacandina.org/ (no disponible)

Acerca de la colección Casa Candina

Como parte de su misión, Casa Candina se propuso valorar el oficio del ceramista y legar a Puerto Rico una colección de cerámica contemporánea que sirviera de cimiento para futuras iniciativas, como la posibilidad de fundar un museo dedicado a la cerámica. Casa Candina entendió que con la formación y conservación de una colección podría cumplir más ampliamente con uno de sus propósitos primordiales : aportar a la educación artística del país. Esta colección se inicio con los premios de adquisición del Premio Casa Candina: Bienal de la Cerámica Contemporánea Puertorriqueña, donaciones de ceramistas que han participado como jurado de la misma, y donaciones de artistas y coleccionistas. La celebración de Intercambio 3: Cerámica en pequeño formato: México, Puerto Rico, Venezuela nutrió la Colección en el área internacional. La Colección hoy incluye cuatro décadas del desarrollo de la cerámica en Puerto Rico y evidencia el diálogo creativo establecido por ceramistas e instituciones a varios niveles.

La presentación de esta colección se hizo por primera vez en 1991 en el Museo de Arte e Historia de San Juan. Se presentó nuevamente en el año 2000 en el Museo de Arte de Puerto Rico, en el 2007 en el Museo y Centro de Estudios Humanísticos Dra. Josefina Camacho de la Nuez de la Universidad del Turabo y en el 2008 en el Museo de Arte de Ponce.

La Colección estuvo bajo la custodia del Museo de Arte de Puerto Rico, que para la exhibición inaugural del Museo instaló una sala de cerámica con la Colección Casa Candina. El Museo de Arte de Ponce, después del éxito de la exposición Congelado por el Fuego en el 2008, solicitó la donación de la Colección comprometiéndose a mantener en exhibición los depósitos como parte del programa de reinauguración del Museo de Arte de Ponce. Hoy en día una amplia muestra de la Colección está expuesta en el Museo de Arte de Ponce y se pueden visitar los depósitos, donde se puede apreciar gran parte de la Colección.

collage de imágenes de la colección de cerámica de Casa Candina

Acerca de la colección Casa Candina

Algunos Artistas en esta muestra

L\’ecole Francaise / Hidden Legend Series, Susana Espinosa & toni Hambleton www.artslant.com
Bernardo Hogan
Tótem Telúrico / Jaime Suarez

Escritos acerca de Casa Candina

Candina abre nuevas puertas

POR SAMUEL B. CHERSON Especial para Por Dentro | diciembre 9 1988

Puedes leer también   Observe la Exhibición virtual La réplica original


DURANTE ESTA DECADA, Casa Candina ha sido catalizador del auge local experimentado por la cerámica artísti-ca, asi corno de los sonados triunfos logrados por ésta en el extranjero La participación en señaladas exhibiciones foráneas y la conquista de premios en importantes concursos internacionales han hecho de la cerámica la manifestación plástica boricua más prominente fuera de la isla.

Una nueva iniciativa de Casa Candina, la celebración de la Primera Bienal de la Cerámica Contemporánea Puertorriqueña, representa otro paso de avance en el desarrollo de nuestra cerámica. Los resultados están a la vista en el Museo de Arte e Historia del Viejo San Juan (hasta el 28 de enero), correctamente instalados y suplementados por un catálogo de atractivo diseño.

Con ello, Casa Candina ha querido estimular la actividad de un creciente número de ceramistas puertorriqueños, activos tanto en la isla como fuera de ella. La reacción ha sido sorprendentemente masiva: 247 obras por 61 autores fueron sometidas a la consideración del Jurado.

COMO EN TODA Bienal bien puesta, es necesario un proceso de selección y, para evitar que todo se cociera en nuestra propia salsa, esta delicada tarea, así como la de premiación. fue puesta en manos de un jurado compuesto en su mayoría de artistas extranjeros, ajenos a cualquier circunstancia interna y personal. Este estuve integrado por los ceramistas Gisela Tello, de Venezuela, y Enrique Mestre, de España, junto al artista local Jaime Romano. Como para poner sobre el tapete sus propias credenciales artísticas, los tres miembros del jurado exhibieron varias de sus obras recientes en una muestra presentada en Casa Candina varias semanas atrás. De ellas, fue la producción de Mestre -austeros bloques rectangulares con lo que aparentaban ser otras formas rectangulares insertas, en tonos térreos contrastantes, cuando en realidad se trataba de piezas monolíticas- la que más nos llamó la atención por su precisión técnica. pureza y elegancia de diseño. Las piezas de Tello se caracterizaban por el empleo de simples formas esféricas con una protuberancia a manera de pe-zón, poniendo énfasis en la exquisitez y delcadeza de los tonos de esmalte empleados. En cuanto a las piezas de Romano, eran construcciones de cierto exotismo oriental.

Tras ardua labor, el Jurado dejó en pie 55 obras por 23 ceramistas, que son las que integran la presente exhibición, junto a algunas obras de los autores aceptados aña-didas posteriormente (es bueno señalar que los fundadores y directores de Casa Candina. Susana Espinosa, Toni Hambleton, Bernardo Hogan y Jaime Suárez, se autoexcluyeron del evento: otros conocidos ceramistas como Lorraine de Castro, Ana Dalia Rivera y John Balossi no sometieron obra). En su laudo. el jurado observó que “un gran número de las obras presentadas tienen influencias demasiado evidentes de algunos de los ceramistas más reconocidos de Puerto Rico”, sucediendo algo similar con muchas de las piezas de artistas que han estudiado o trabajado en el exterior, en las que se evidencia “la influencia de modelos extranjeros”. Aunque hay una tendencia mundial a imitar obras de éxito, “en esta bienal se manifiesta de manera excesiva”, concluyó el jurado. Obviamen-te, éste estaba a la caza de obras que hablaran con voz personal, a la par de contar con calidad plástica y técnica. Y encontró lo que buscaba en los tres premios de adquisición, otorgados a Adriana Mangual, Dhara Rivera y Carlos Collazo.

En su nueva serie, Mangual ha partido del concepto utilitario y prosaico del mobiliario doméstico, transformán-dolo en objetos cargados de una perversa e hilarante irracionalidad. Son éstos frágiles sillones en los que nadie puede mecerse, sillas en las que nadie puede sentarse, a las que hay que buscar las cinco o más patas, con espal-dares que más tienen que ver con un altar de iglesia, un templo masónico o un pentagrama que con la espalda humana. Una mesita con patas todo curveadas corno im-probable sostén, titulada La caricia de las manos arriba fue su obra específicamente premiada. Sea cual fuere la pieza superior, hay en todas ellas un derroche de ingenio, agra-dable sorpresa en una ceramista relativamente nueva con una producción anterior graciosa pero inocua.

Puedes leer también   El mercado de arte a juicio en el Film Velvet Buzzsaw

CON EL PREMIO otorgado a Apuntes para la historia y la evolución de su especie por Dhara Rivera se ha acentuado la importancia de las instalaciones y ambientes en el arte actual, en que el énfasis es puesto en aspectos espaciales y conceptuales, con libertad en el empleo de los más diversos materiales, más que en la confección de un objeto especifico y mercadeable. En este caso, corno en muchos en nuestro tiempo, el concepto tradicional de “cerámica” como producto de barro cocido es expandido para incluir pigmentos en polvo, cemento y otros materiales variados en diversos procesos de elaboración.

Es evidente que Carlos Collazo ha venido atravesando en los últimos tiempos por un intenso período de honda introspección que ha mudado su foco artístico del luminoso mundo objetivo al más sombrío e inquietante mundo subjetivo. Su pieza premiada sin título, junto a las que la acompañan en la muestra, refleja en la forma y e espíritu, la intención violenta y vengativa de los fetiches africanos atravesados por clavos y alfileres (en este caso ramitas). Aun las figurines de peces añadidas a la superficie del barro con aparente sentido decorativo, resultan ser, al observar-las con detenimiento, siluetas de feroces tiburones, detalle más claramente apreciable en la placa de pared que resu-me los mismos temas de la escultura.

Además de los premios de adquisición, el osado otorgó también menciones de honor a Sylvia Blanco y Manuel A. Pagán. La pieza Testigo, sólo uno y mudo de la primera es una severa y enigmática forma monumental que parece provenir de alguna época y cultura remota La Vasija con tapón en espiral del segundo es una forma más o menos utilitaria y convencional adornada con temas marinos: más interés tiene para nosotros el tratamiento exuberante, tan-to en el aspecto formal como en el cromático, de otras formas utilitarias como su Cafetera.

ENTRE LOS DEMAS participantes de la muestra, pueden anotarse las piezas imitativas de formas orgánicas (sobre todo la Guácara) por Hiram Rosado, las que atraen la mirada por su virtuosa ejecución, su carácter táctil y su escala. De similar gran escala y espíritu orgánico, aunque más ambiguo y expresionista en sus implicaciones, son las piezas de Francisco Barrenechea. Francamente expre-sionista es el amasijo de rostros deformes por Carlos Maestre. Hay una actitud social crítica y adversaria, amén de yuxtaposiciones intrigantes (un hombre con un rifle sobre un monte y una mujer que da a luz al pie) en la temática de lvette Cabrera Vega, junto a una atractiva ejecución de miniaturista, sobre todo en la vegetación. Jean Pierre Santoni coloca sobre planchas de ricos mate-riales arquitectónicos como granito y mármol unos sobres cerámicos salados y lacrados, junto a otros objetos extraídos de un simbólico y sugestivo Gavetero de los Recuerdos. Clarissa Biaggi ensambla planchas de barro de diversa textura y color para formar vestimentas a manera de maniquíes o grupos de cajas, una de las cuales bien pudiera ser la de Pandora. Similar técnica es empleada por María Judith Tolentino para crear objetos abstractos que se aproximan a paralelepípedos.

Otras piezas, como la vasija indígena de Nicholas Damiani y las estampas costumbristas de José Nieves, se acercan demasiado al tipo de folklorismo de tiendas de turismo como para caber en este evento. En realidad, muchas de las obras incluidas en esta exhibición no causan gran impresión, tanto por su forma como su contenido. No en balde el jurado admitió que “la mayoría de las obras seleccionadas mantienen solo un nivel meramente competente”

Se pueden incluir imágenes de perfiles en Facebook, la red y otros medios. son utilizadas para ampliar la experiencia del lector. Javier Martínez  es artista multidisciplinario de Puerto Rico

Print Friendly, PDF & Email