El concepto Shanzhai o de copia en China

El concepto de copia en China
Ya sea obras de arte falsas o productos de consumo masivo los chinos piensan distinto en consumo, el arte de copiar es visto como muestra de habilidad creativa

Sean obras de arte falsas o productos de consumo masivo, China piensa distinto en consumo, Shanzhai o copiar es visto como habilidad creativa

Arte Cultura y Entretenimiento  | Redacción/ Escrito por Javier Martínez | Visit [a] Autogiro Facebook

El concepto de copia en China...mercado del arte copias...mercado del arte
El concepto de copia en China, mercado del arte | foto de singhajay, moguefiles.com

El concepto de copia en China es discutido en este post. Reunimos varios enlaces relacionados con derechos de autor o la manera en que China como productor industrial o en su vida cotidiana consume productos o objetos sin la preocupación por la propiedad intelectual. hemos escuchado por años de la industria de la falsificación en China que además de ser un asunto básico económico ( la producción de objetos copias de originales a un mejor precio para hacer capital) es también una manera de pensar en la cultura, la cual ve como una habilidad que contribuye a toda la sociedad y en cierta medida un homenaje.

En términos de negocio muchos de los productos del mundo se manufacturan en Asia, son las fábricas chinas las que crean a diario todo el inventario que llena las tiendas del mundo, Aun cuando hay acuerdos, en ocasiones estas mismas fábricas o empresarios chinos son los que crean productos alternativos para otros mercados que requieren precios reducidos, con la misma o mejor calidad de los productos originales que confeccionan para sus contratadores extranjeros. Pero esa ventaja de negocio no implica que productos creados fuera de China, ya sean físicos o virtuales sean copiados a semanas o meses de su estreno y esto va desde productos tecnológicos, culturales o de moda hasta automóviles.

Ya sea por ser un híbrido entre capitalismo y marxismo lo conocido como Shanzhai o esos grupo que falsifican bienes de consumo, incluidas imitaciones y marcas infractoras de marcas comerciales y / o en particular productos electrónicos se reparte por variadas disciplinas, es así que en el arte el artista Florentijn Hofman creó la pieza «Rubber Duck«, un inflable que floto en varias bahías europeas para luego ser reproducido en China probablemente con un mayor tamaño y es que edificios, pueblos completos, obras de arte para enviar a museos u obras de arte son creadas idénticas o mejor para llenar las paredes o estatus de los nuevos ricos de china, son parte de ese entramado comercial y a su vez una manera de pensar o de funcionar de una cultura.

Florentijn Hofman su pieza "Rubber Duck"
Florentijn Hofman su pieza «Rubber Duck», imagen en PLASTICAMENTE URBANO creatividad urbana

Recuerdo que hace unos años se anunció un buscador o navegador de internet llamado Redcore para la región asiática, se presentaba como una innovación dentro del panorama tecnológico, sin embargo poco después se encontró en su núcleo que básicamente partieron de un producto del mercado ( Google Chrome), restando ante el mundo «su originalidad», sin embargo para China le debe haber parecido incongruente porque es probable que se insertaran nuevas funciones o mejoras pero no partió de cero, no crearon exactamente un nuevo modelo. Finalmente aun cuando se puede ver como parte de la cultura también es cierto que China es un estado central total que controla todo y su hibridismo de capitalismo ( arma utilizada como lo hacen otros países, de otra manera) puede verse también como una estrategia política-económica de hegemonía mundial.

No solo los chinos copian, se puede ver en otros países de Asia y en todo el mundo pues el ánimo de lucro creando comodidades masivas es atractivo, hace poco observe un documental, Sour Grapes, en el cual un individuo de indonesia creó todo una estafa con las subastas de vino, lo curioso es que el estafador intentaba recrear los sabores de los vinos no era tan solo su apariencia, esta fue una estafa de millones y muy parecida a engaños del mundo del arte.

En el 2015 se inauguró la exposición Made in China, que planteaba la imitación de obras artísticas en varios frentes. Uno de ellos era mostrar 270 pinturas originales de la colección permanente y reemplazar una de ellas por una réplica. Entre Tiziano, Rubens, Canaleto, Velázquez, Goya, Van Dyck y Turner se colocó una pieza reproducida en China por algo más de 100 euros, con el marco de la original y en su lugar en la sala. El artista Doug Fishbone y el comisario del museo, Xavier Bray, contextualizaron la exposición en la tradición de los grandes maestros que encargaban copias de sus originales. El reto «¡Descubra al falso!» desafiaba a los visitantes a registrar su apuesta, premiada en la clausura de la muestra con una reproducción firmada por el artista. Durante el finishage se colgaron juntos la copia y el original para que los visitantes pudieran compararlas. En la misma línea se resaltó una versión de Venus y Adonis de Tiziano que mostraba claramente los toques finales del maestro sobre la composición elaborada por sus asistentes, ilustrando las metodologías museísticas para jerarquizar la autenticidad, la autoría y la originalidad de sus obras, que reformulan su valor cultural y las integra en el contexto de la tradición. Fishbone pretendía resaltar el auge del mercado de exportación de reproducciones chinas y provocar la interacción del público, que jugaba a asumir el papel del ojo experto y se agraciaba la habilidad para des- enmascarar lo falso. La puesta en escena destaca la artisticidad del entorno del museo, reforzaba el camuflaje de la réplica y le otorgaba el mismo estatus de valor y de autoría que a los originales. Para Fishbone, su proyecto es una exploración de la preeminencia del original sobre la copia y de la creciente ecuación del arte como mercancía en la era de la producción en masa y la disponibilidad global.

del escrito La potencialidad de los falso y la cultura Shanzhai de Montse Carreño
Exhibicion Made in China, imagen publicada en dulwichpicturegallery.org.uk
Exhibicion Made in China, imagen publicada en dulwichpicturegallery.org.uk

El término Shanzhai (??) tiene un significado literal de “fortaleza de montaña” o “campamento de montaña”, pero en la China contemporánea, se refiere a productos falsificados, imitaciones o parodias, así como a la subcultura que los rodea1. Originalmente, durante la dinastía Song, Shanzhai describía a grupos de bandidos que se oponían a las autoridades corruptas, realizando actos que consideraban justificados1.

Con el tiempo, el término evolucionó para abarcar bienes de consumo y electrónicos falsificados, incluyendo la infracción de marcas y patentes1. Aunque algunos productos Shanzhai se crean con la intención de engañar a los compradores, otros se desarrollan con características adicionales no presentes en los productos auténticos o como actos de parodia1.

Durante la década de 2000, Shanzhai se asoció principalmente con la falsificación de bienes electrónicos como reproductores de DVD y MP3. A mediados de la década, comenzaron a aparecer productos más avanzados como teléfonos inteligentes, lo que llevó a que Shanzhai se aplicara a bienes falsificados. Para finales de 2006, se estimaba que los fabricantes de teléfonos móviles Shanzhai representaban alrededor del 30% del mercado de teléfonos domésticos en China1.

En la actualidad, algunos ven el término Shanzhai relacionado con la innovación y creatividad de base, en lugar de con la falsedad o imitación1Por ejemplo, Jack Ma, fundador de Alibaba, comentó que los productos falsificados en China a veces tienen mejor calidad y precios que los productos originales2Esto ha llevado a un debate sobre si los productos Shanzhai pueden considerarse una forma de “Robin Hood” moderno, proporcionando acceso a tecnología moderna a un público más amplio2.

La cultura Shanzhai también ha dado forma a un ecosistema único en la industria tecnológica china. A diferencia de Occidente, donde la industria tecnológica es bastante monopolística, en China, donde prevalece la cultura Shanzhai, el mercado opera bajo una estructura más competitiva y la línea entre fabricantes y diseñadores es menos clara2.

Un ejemplo puntual de la influencia de Shanzhai es la creación de teléfonos móviles con marcas como “Nokir” y “Samsing”, que no eran simples falsificaciones, sino dispositivos multifuncionales y estilizados, a veces considerados tan buenos o mejores que los originales3. Estos productos reflejan la complejidad de la cultura Shanzhai: por un lado, desafían las normas de propiedad intelectual, pero por otro, pueden impulsar la innovación y ofrecer alternativas accesibles a tecnologías costosas.

En resumen, la percepción de Shanzhai en China es ambivalente. Por un lado, representa una infracción a la propiedad intelectual y puede ser vista negativamente por las marcas y autoridades internacionales. Por otro lado, es vista como una manifestación de ingenio y una fuente de innovación accesible, especialmente en las comunidades menos privilegiadas. La cultura Shanzhai sigue siendo un tema de debate, especialmente en lo que respecta a los fundamentos morales y su impacto en la economía global y la creatividad.

Algunos ejemplos de este mercado masivo o concepto de Shanzhai

  1. Huawei y Xiaomi: Estas dos marcas, ahora reconocidas mundialmente, tienen sus raíces en la cultura ShanzhaiComenzaron adaptando ideas extranjeras para el mercado masivo y se han convertido en algunas de las marcas más innovadoras y dominantes del mundo1.
  2. Adidog: Inspirado en Adidas, este es un ejemplo de cómo los productos Shanzhai toman marcas conocidas y las adaptan de manera creativa para el mercado chino2.
  3. PolyStation: Una versión Shanzhai de la PlayStation, que muestra la capacidad de replicar productos de entretenimiento populares para su venta masiva2.
  4. iPhoue: Un juego de palabras con iPhone, este tipo de productos Shanzhai no solo imitan el diseño sino que a menudo incluyen características adicionales o diferenciadoras2.
  5. Productos de moda: Muchos emprendedores en China crean productos de moda inspirados en marcas de alta gama y diseñadores de nicho, que luego son revendidos en plataformas de comercio electrónico como Taobao, a menudo con grandes seguidores en redes sociales2.
  6. Electrónica de Huaqiangbei: El mercado de Huaqiangbei en Shenzhen es conocido como la capital de Shanzhai, donde se pueden encontrar desde teléfonos celulares hasta drones de alta tecnología, todos producidos en masa y disponibles para el mercado masivo1.

Estos ejemplos demuestran cómo la cultura Shanzhai ha influido en la producción y venta de productos masivos, desde la tecnología hasta la moda, y cómo ha evolucionado desde la simple falsificación hasta la innovación y adaptación creativa.

Reportajes

REPORTAJES RELACIONADOS AL ARTE

blogs.elpais.com blogs.elpais.com
spanish.peopledaily.com.cn spanish.peopledaily.com.cn
arte en puerto rico y el mundo ayuda al blog Autogiro para continuar documentando la cultura
ayuda al blog Autogiro

Se pueden incluir imágenes de perfiles en Facebook, la red y otros medios. son utilizadas para ampliar la experiencia del lector. Javier Martínez  es artista multidisciplinario de Puerto Rico

Print Friendly, PDF & Email

autogiro

Javier Martínez/artista multidisciplinario de Puerto Rico | Visite @javiermartinezarte en Instagram

También te podría gustar...