Luz final de Félix Cordero

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblr

La ultima anotación del año se la quiero dedicar a mi amigo Felix Cordero fallecido en septiembre de este año 2009.   Esta nota ha sido difícil y la publico antes de que acabe el año para honrar su memoria.  La secuencia de imágenes corresponden a las fiestas de la calle San Sebastián 2006.  Estas imágenes me hacen recordarlo con la energía que lo caracterizaba.

Luz final de Felix Cordero

Felix Cordero le gustaba la vida bohemia, coleccionaba cámaras antiguas, se deleitaba con el cine oriental, asumía su profesión con seriedad e informalidad y se inventaba sus proyectos los cuales exhibía en galerías y en restaurantes que a manera de intercambio le permitían exhibir, trabajar y comer.

Le apasionaba su vocación, cargaba con su cámara al hombro o en su mochila y estaba alerta de cualquier instante digno para una foto.  Tenia don para la enseñanza y no perdía un momento para hablar de cámaras, de la luz o de artes marciales. Tenia una mente inquieta, lo que hacia que durmiera poco y dedicara sus madrugadas a ver películas o a navegar en la Internet.  En su medio, la fotografía, abordo todas las disciplinas, fotoperiodista, fotografía comercial, retratos, arquitectura, moda y todas las asumió con gran versatilidad.  Y aunque hacia trabajo comercial su interés estaba en la etapa de artista, no la de artífice de imágenes limpias y atractivas de la publicidad, si no en la belleza del cuerpo de la mujer, en el desnudo por las formas, la luz, el blanco y negro además del color por la bellaquería.

Cuando le interesaba algo se lanzaba de lleno, ya fuera viajando, comprando equipo o rehaciendo un estudio fotográfico o habilitando un espacio para exhibir, siempre con energía y con premura.  Amaba las familias grandes y deseaba tener una docena de niños, sus hijos siempre estaban presente en nuestras conversaciones, eran su dicha.  Felix ponía a mi disposición su estudio y su tiempo para imprimir mis obras.  A veces compartíamos en la plaza de armas, yo con un café en mano y el con una coca cola, en otras me invitaba a comer a restaurantes donde exhibía su obra, otras veces yo le invitaba, nos dábamos consejos, le regalaba libros y le recomendaba películas, nos dábamos tragos y fumábamos unos habanos, nos informábamos de las cosas que podían interesarnos.  Compartimos varios años en las fiestas de la calle San Sebastián en las cuales el presentaba sus fotos y camisetas de cabezudos.  Hacíamos chistes, tomábamos cerveza y al final del día filosofábamos y tomábamos mas cervezas.

Felix, enfermo de cáncer y decayó rápidamente, hasta que dejó de respirar el lunes 28 de septiembre del 2009 mientras miraba y sentía el sol mañanero que pidió contemplar.  Un adiós digno para aquel que aprecio tanto la luz.

PD:  Agradezco las notas publicadas en los diferentes blogs culturales.  Le agradezco a Alina Luciano por su semblanza a Santos Hernández por su escrito y a Alida Millán Ferrer por su escrito De cara al sol todos publicados en Claridad que ponen en perspectiva el calibre de persona que fue.  Y a todos aquellos que a traves de Facebook dejaron saber su sentir.

Technorati Tags: Felix Cordero, Fotografia, Obituario, Fotoperiodismo