Foro sobre la critica y otras cosas

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblr

La crítica en Puerto Rico, ¿Impulso para las artes o diálogo infructuoso?


Redacción/ Escrito por Javier MartínezCheck this other sites: Tinta(a )Diario / Crónicaurbana el blogCrónicaUrbana  / Catálogos de arte


Sobre el foro

El foro de crítica llevado a cabo en el Arsenal de la marina en la Puntilla el pasado miércoles 23 de mayo fue uno vigoroso aunque tal vez la discusión no se centró en el tema, el cual era, La crítica en Puerto Rico Impulso para las artes o diálogo infructuoso? pues se desvió(aunque relacionado) hacia criticar el rotativo de mayor circulación en el país y lo que es la percepción del publico asistente de que el periódico ha alivianado sus contenidos y así también la crítica de arte, sustituyendola mayormente por reseñas.

Los panelistas explicaron unos conceptos básicos sobre la critica y la labor que realizan. El publico esta ávido de leer criticas sobre el arte que se realiza en la isla, pero entiende que el periódico El Nuevo día, que es el rotativo de mayor cobertura no responde a esos lectores deseosos de encontrar comentarios críticos, entusiasmo y a su vez variedad en la cobertura de artistas y tendencias del arte. En ocasiones Trelles y Delgado que eran parte y moderadora del panel trataron de hacer explicar ciertas interioridades de la logística de la publicación, como que hay otros diarios (dejando a entender que el publico les exija a estos otros medios que cubran el arte también) y aclarando en ocasiones en que áreas se publican las notas de arte, a lo cual entienden que el periódico no las mezcla con farándula o entretenimiento.

Un comentario

Entendemos que una crítica de arte activa es siempre saludable para las artes, y hablo del arte como expresión, como búsqueda de revelarle a otros verdades dentro de ellos, no como comercio, entretenimiento o circo de feria. esto se mide en su compromiso ético y transparencia. Es necesaria una fuente continua y diaria de de escritos sobre arte, pues lamentablemente en nuestro país lo poco se pierde como aguja en un pajar.

Entiendo que los editores del país en revistas o periódicos están muy pendientes de lograr el éxito económico de una publicación y se olvidan de que lo que motiva a conservar, recomendar y patrocinar un proyecto es su linea editorial e integridad, si esto no se cuida terminan siendo comunicados de prensa sobre papel. Los editores y publicadores deben creer mas en los gustos variados del lector boricua y darle esos contenidos. por eso es que las publicaciones de Internet han logrado calar. por sus contenidos y rapidez.

Reaccion al foro

El periodista y escritor Mario Alegre publicó el domingo 27 de mayo un escrito bajo el título El crítico: un modelo para armar en la página 119 del diario el nuevo día (puede ver el escrito en pdf al tocar aqui) en este ensayo de una página Alegre indica entre otras cosas que ser crítico y criticón hay diferencias y que no conoce a nadie que pueda reunir las cualidades que entiende tiene que tener un crítico de prensa las cuales enumera como tres,

Saber de arte, saber escribir periodísticamente de arte y no tener conflictos de intereses.
y termina preguntando Quien conoce a alguien así?

Por sus comentarios debemos entender que no veremos en el panorama o sea en las páginas del periódico la crítica profunda o analítica pues entiende que no hay nadie que llene estos requisitos. ¿Que hay que hacer señor alegre?, ¿traer a un crítico de afuera para analizar nuestras artes?, ya lo hizo Marta Traba en sus tiempos porque no hacerlo nuevamente. ¿tendrá el periódico que crear sus propios talleres de periodismo cultural para llenar los puestos que necesita la publicación? ¿ o serán simples caprichos algunas de las cualidades enumeradas?.

En otros momentos han publicado críticos que no reunían estas cualidades, ¿es mejor tener algo o no tener nada? porque no traer gente nueva y darles la oportunidad de desarrollarse o porque no salen a cubrir aunque de manera de reseña todo lo que está pasando en las artes plásticas.

El problema reside que los contenidos culturales en los periódicos se sienten elitistas, siempre cubren a los mismos artistas y cuando realizan un buen reportaje tiende sólo a mencionar a las personas mas conocidas.

Problemas apremiantes relacionados con este tema

  • La formación de escritores de critica de arte y lugares para pulir los conocimientos adquiridos ( revistas, fanzines, newsletters, blogs)
  • La educación acerca de la critica y su labor complementaria para educar al espectador para acceder a la obra del artista y no como instrumento de ofender, destruir o de payola del artista.
  • al parecer las publicaciones nesecitan que sus lectores le digan que lo hacen bien, aunque nos parece un poco paternalista, entendemos que el fin es tener mas reportajes de las cosas que queremos leer, asi que rompan a escribir a las editoriales, periodicos y universidades para dejarles saber lo que se necesita.


Detalles del foro

  • Participaron Ozzie Forbes, Rafi Trelles, Mercedes Trelles, Joel Weinstein, Pedro Velez y Jose Luis Vargas, moderado por Elaine Delgado
  • Jose Luis Vargas fue el deponente que mas se acerco al tema del foro desarrollando la idea del artista plástico con mayor capacidad de crítica para poder pasar ese conocimiento a otros artistas o alumnos.

Recursos acerca de la Crítica de arte


Comentarios

Entre los que se unieron a esta conversación se encuentran María Antonia Ordoñez, Pedro Velez, Margarita Fernandez Zavala, Joel Weinstein, Laura Bravo, Teresa Lopez, Soraya Marcano y Walter.

  • Maria Antonia
  • No estoy de acuerdo con Margarita en que el interés de los artistas en la crítica es obtener rating .Me parece francamente ofensivo. Siempre hay gente poco seria, pero la mayoría de los artistas tiene un interés genuino en que se de una discusión seria acerca del arte que se esta haciendo. Una buena critica de arte ayuda al publico a mirar la pieza y al artista a ubicarse y comprenderse mejor. En cuanto a los “bandos” a los que se refiere Joel, estoy totalmente de acuerdo con el. No hay que tomar bandos para opinar de modo distinto. La discusión es importante.

 

  • pedro velez

 

Las recientes entrevistas de Marina Reyes en Primera Hora estan muy buenos, hay tenemos un nuevo talento.

  • Walter
  • Me alegro que en este blog la gente no se ha desviado de lo más importante que es la crítica. por lo menos ha quedado claro que si existe y que de alguna manera ha abandonado el periódico. La escena está unida y que al periódico solo le interesa la farándula o crear un escándalo para salvarse el cuello.

 

  • Joel
  • Ayudé en organizar dos de los foros recientes sobre la crítica – lo hice también hace más que un año en colaboración con el Museo de Arte de Ponce, con críticos de todas partes del mundo. Un simposio que se llamó “La crítica: ¿quién la escribe? ¿quién la lee? ¿a quién le importa?” Leyendo los comentarios arriba, y mirando cómo ha madurado en especial la voz de este espacio, creo que uno puede tener una esperanza chiquitica que tanta discusión ha tenido un impacto. Pero miren en otras partes. Es curioso que después de más que un año y medio de esta “conversación”, nada ha cambiado mucho en la comprensión del tema ni en el tono del discurso.  Más revelador todavía es que la escena de arte contemporáneo sí ha cambiado, me parece que está experimentando un momento, como dice Teresa López arriba, “muy fértil, efervescente, de mucha agilidad”. ¿Concluimos que la crítica cuenta para nada en la vida artística de un lugar? Personalmente, yo creo en el sentimiento del crítico Dave Hickey quien ha dicho que el arte no significa mucho hasta que dos personas empiezan discutiéndolo. Yo preferiría que la conversación sea amigable, enfocada en las ideas y no en personalidades, por el beneficio de todos y no por ajustar las cuentas, cara a cara en vez de por detrás de uno. A lo menos es más divertida, si no más útil. Parece que si la conversación es suave e inteligente o ruidosa, enojada, y sin sentido, la escena continuará en su sendero.  En todos los foros, había un montón de gente bien atenta, y me alegro. Pero realmente, para mi también es un misterio. ¿Porqué tanta interés en algo sobre que, según lo que parece, muy poca gente tiene una idea clara? ¿Tiene que ver, como dice Margarita Fernández arriba, con la añoranza de muchos por validación Pues en el caso de los artistas, ya son validados. Digo yo, son ellos los filósofos. Mis socios y yo hemos dicho un sinnúmero de veces – y alguna gente, incluso Teresa López, están escuchando – que el concepto del juicio artístico, de certezas estéticas, en esta época de tanta novedad y variedad son conceptos bastante anticuados, derriere-garde, quizás kaput. Estoy de acuerdo con Margarita Fernández cuando ella dice que la investigación es la palabra operante, aunque mi idea podría ser diferente,enfocada más en el mundo más grande que en la historia del arte o cualquier teoría. Puede ser por eso que yo soy uno de esos escritores “ ‘witty’, astuto, entretenido, ingenioso, fantasioso, ‘self-serving’ y de corto alcance”, pero a lo menos yo soy la fokin moda. Un chiste, folks, por favor.  Y ¿de dónde vino este concepto de “bandos”? Yo no soy parte de ningún bando. Soy un escritor profesional, y aunque me enfoco en el arte contemporáneo yo veo una gama de arte puertorriqueño como mi territorio. He escrito tanto sobre el Museo Pío López Martínez como de el espacio “alternativo” =Desto. He discutido la obra de Antonio Martorell así como la obra de Pedro Vélez y la de Charles Juhasz.  La idea de “bandos” es imaginaria y dañina; de ninguna manera productiva.   Mario Alegre Barrios la menciona varias veces en sus columnas y su blog, pero no creo que es solamente él. Hay una galerista en San Juan – no voy a mencionar su nombre porque ya tiene muchos problemas por su propia cuenta – que me ha criticado, ferozmente. Y yo no soy el Lone Ranger; parece que ella está atacando a varios otros escritores también. Para mi su furia es una enigma asombrosa y un hecho triste para la escena. Me gusta el programa suyo. He escrito sobre los artistas en su galería; críticamente – es mi trabajo – pero siempre con gran simpatía para los artistas. Sobre uno de ellos, escribí que él es un tesoro nacional – ganándome la incredulidad y mofa de algunos de mis compañeros – y de otro que él es un pintor sólido y confiado.  Había una vez que yo bromeé sobre la presencia frecuente de la galerista en la revista de chismes Magacín, pero ella nunca fue el blanco del texto. Siempre fue la prensa. Además ya no lo hago, hace mucho tiempo. En cualquier caso, creo que a la galerista y a nosotros nos importa la misma cosa: el éxito de la comunidad artística de Puerto Rico.  Es precisamente para obviar este concepto discordante de “bandos”, y para promover un ámbito creativo e intelectual que estamos haciendo estos esfuerzos de escribir y hablar públicamente. Si alguien nos ve como un bando, debe vernos como el bando de los interesados.

 

 

  • Pedro Velez
  • En acuerdo TOTAl con los comentarios de Laura, Margarita Y Carlos.  Creo que es obvio que no hay bandos…y que mucha gente esta leyendo aunque no aporten directamente a la discusión y eso es muy bueno.

 

  • Laura
  • El enunciado “Saber de arte, saber escribir periodísticamente de arte y no tener conflictos de intereses. ¿Quien conoce a alguien así?” implica afirmar que en Puerto Rico no hay nadie que sepa de arte, que sepa escribir sobre arte y que tenga integridad ética suficiente como para plantear un criterio desinteresado sobre arte. Pensar de tal modo desmerece de un modo flagrante, no solamente al potencial de la crítica y de los críticos en Puerto Rico, sino a la posibilidad de alentarla y de respetar a sus autores. Señalar con el dedo la posibilidad de conflicto de intereses como razón para no publicar crítica de arte es una excusa para evitar tal publicación.
    Los conflictos de intereses o el tener panas artistas o coleccionistas no impiden o no son causa suficiente para que no se pueda escribir sobre la calidad conceptual o material de una obra, ni para no saber contextualizarla en las tendencias nacionales o internacionales, o para hacer llegar a un amplio grupo de lectores una argumentación lógica sobre su novedad, su brillantez o su capacidad para provocar la reflexión.  Esta constante actitud apocalíptica y este síndrome de inferioridad / superioridad (según el caso) cierra e impide bruscamente cualquier posibilidad de avance en el mundo de las artes a nivel nacional e internacional en el siglo XXI. En su lugar, continúa el debate sobre la definición de la crítica (no es más sencillo consultar unos cuantos libros sobre el tema?) y la posibilidad de que exista libremente y no una acción determinante para entrar en su práctica y en su desarrollo en la prensa. Lo que nos queda es que no haya crítica del arte en Puerto Rico, pero que tampoco haya crítica política, crítica social ni crítica gastronómica.

 

  • Margarita Fernandez
  • Suscribo los comentarios de Teresa especialmente en su cuestionamiento de definición de la crítica en estos tiempos y la labor de los “críticos” hoy en día.
    Afortunadamente existen revistas de arte como arteven, e-flux, o como esta publicación de Autogiro o Rotund World (y antes El Cuarto del Quenepón), entre tantas otras, que nos enteran de otros escenarios, propuestas curatoriales, investigaciones, etc. en nuestro espacio cultural nacional así como en el global. ¡Ganancias del nuevo espacio virtual y de la mundialización! que nos mantienen al borde de la silla. Y, sin embargo, por el giro de las discusiones recientes en los foros de crítica de arte (todo de oídas porque no asistí a ninguno Sorry! pero como en nuestro país nada parece madurar, ya van años de este lamento borincano que me es tan familiar) y por algunos artículos en los rotativos, parecería que los diarios escritos fueran la única plataforma en donde se beatifican los artistas (¡¿?!) Ya es tiempo que dejemos de considerar “alternativos” (casi como aleatorios) a los espacios ciber, a las publicaciones independientes, a las editoriales, etc. Y sí es cierto que hay una actitud bastante distante y condescendiente de los periódicos sobre sus interlocutores… porque ¿que buscamos al leer una reseña, una crónica, una investigación, un comentario, una opinión, una investigación? Pues de todo, porque cada uno de estos tipos de escritos propone su propio nivel. Es como decir que no hay personas preparadas para escribir en todos estos niveles (¡¿?!) y que tampoco hay interlocutores para cada uno de éstos… así que nos adornan los partes de prensa y ¡tan tán!… y además tutean a los artistas como quien habla de los panas. Superar el nivel informativo y el pedagógico ¡jamás! como presumiendo de que nadie va a entender (en fin, que en la colonia no se puede crecer – que somos eternamente niños-… es el Neverland que comentaron ya hace años Irigoyen y O´Neill)… De otra parte, estamos tan arropados por los “ratings” mediáticos, por la urgencia de vender “al por mayor” y nunca “al detal” (porque somos parte también de la ganancia comercial)… que a veces me pregunto si ese afán de los artistas por la crítica (que casi siempre se entona dentro del canto de sirena de la búsqueda del reconocimiento nacional e internacional) no será también una forma, por parte de los artistas, de buscar “los ratings” que añoran. Sin embargo, a fin de cuentas, el público del arte, nos guste o no, siempre seremos minoría, siempre seremos un público “al detal”…. (que le deja pocas ganancias al periódico a la hora de sumar sus ventas) Últimamente he escuchado mucho sobre la relación artista-galerista-coleccionista-crítico. Y también veo vender el arte como se vende cualquier artículo de consumo… diciendo disparates y apostando a que el interlocutor en cuestión también es medio cretino… y en ese río revuelto hemos perdido todos. Me parece que la plataforma que tendríamos que construir, así muy firme y sólida, para que no sea tan fácil pasar “gato por liebre”, es la INVESTIGACIÓN. Es mediante la estimulación de investigaciones serias (¡claro que en esta disciplina no hay gratificaciones inmediatas, tampoco!) que podremos construir las bases de una verdadera crítica de arte. Entre la creación que realizan todos los días los artistas y la promoción que se espera de su trabajo hasta ahora hemos pretendido que la crítica de arte sea la única pieza mediadora. Pero es que la crítica con poca o ninguna información de fondo, es poco más que un discurso hueco, “witty”, astuto, entretenido, ingenioso, fantasioso, “self-serving” y de corto alcance. Por eso, tantas veces, la crítica es un ejercicio de transvestismo. La documentación y articulación crítica de la información acerca de un artista (de un movimiento artístico, de un centro de arte, de una tendencia, etc.) debe impulsar una crítica de arte menos pasajera, fatula y vulnerable. Y bien decía Teresa, “debemos hacer un esfuerzo por cambiar la mentalidad “parasitaria” por la “colaborativa”, esto es más que un asunto artístico, es social, económico, político”. ¡Artistas guarden TODOS sus papeles, hasta sus recibos de las ventas, guarden copia de todo… que los galeristas no necesariamente lo hacen. Debemos fortalecer los archivos y las bibliotecas de nuestros museos con los papeles y documentos de los artistas. Éstos son más importantes de lo que ustedes se imaginan. Éstos configuran el rompecabezas de una investigación de base.

 

  • pedro velez
  • Tremenda la exposición de Teresa.

 

  • Soraya Marcano
  • Es importante continuar este diálogo e informarnos mas sobre el tema. Tambien hay que entender que los diferentes medios están dirigidos a diferentes audiencias.

 

  • Teresa López
  • Fui al primer foro, pero no pude llegar al segundo por una “serie de eventos desafortunados” que me impidieron llegar, así que sólo puedo referirme al que fui y a las lecturas de los comentarios que se han escrito. Me apenó no poder ir porque la discusión sobre el tema me interesa muchísimo. Hace un año y pico, el Museo de Arte de Ponce celebró también un encuentro en la Universidad de Sagrado Corazón, tal vez alguien me pueda recordar el nombre, que resultó muy interesante. Allí presentaron sus ponencias renombradas personalidades de distintas partes del mundo y se plantearon una serie de ideas sobre lo que es la crítica de arte contemporánea. En primer lugar, de todo ésto resalta la urgente necesidad que tienen los artistas de de esta isla de que se documente su participación en exposiciones y otros eventos artísticos, de que su trabajo sea reconocido fuera del reducido núcleo en el cuál trabajan, pero sobretodo, de lograr que su obra pueda ser contextualizada en términos del mundo del arte, ya sea tanto insular, como internacional. Después de todo de eso se trata (entre tantas otras cosas) hacer arte, en ocasiones, bajo tan difíciles y precarias condiciones, ¿no?. No hay que tapar el cielo con las manos. Ni la prensa tradicional, ni las revistas de arte, ni la academia, ni la asociación de momios, quiero decir “críticos”, han podido cumplir esta función, en especial con los artistas jóvenes o actuales y/o el arte contemporáneo. ? (!aunque cualquier santo “pedo” desventurado de Campeche, de Oller o de la Generación del Cincuenta, tal vez uno que otro artista abstracto o neoexpresionista, logra al menos un “articulito” en cualquier lugar!). Me aventuro a suponer que ésta situación podría deberse a que hay de su parte demasiado desconecte (o miopía) con el mundo del arte actual o con los cambios que está pasando tan aceleradamente ahora mismo (ésto los tiene un poco atolondrados), o, por el contrario, que hay demasiado desconecte del mundo del arte actual con el resto del país. Me planteo además: ¿será esta carencia o ausencia (y este deseo) de ese espacio un reflejo de nuestro macrocosmos colonial? Yo no sé cuáles son las causas, ni las respuestas, por tan barrocas que sean (es sólo una pregunta que me estoy planteando). Sin embargo, mi opinión es que tal vez perdemos demasiadas energías en discusiones “pequeñas”, en las peleas chiquititas: que si Mario Alegre* publica o no sobre arte en el Nuevo Día, que si la Asociación de Críticos son todos unos momios o no, y seguimos así patinando, siempre peleándonos por el tan escaso, pero deseado, pedacito de “carne” (esto lo dejo así, en metafórico). Creo que una vez este asunto está planteado, deberíamos trascender la etapa – necesaria, pero un poco “gaseada” – nuevodiística, para no quedarnos patinando ahí sin meterle mano a cuestiones más jugosas. Por ejemplo, a mí me resultaría más jugoso que se discutieran otras cuestiones en el futuro: ¿Por qué y para qué necesitamos crítica? (Es más, porqué no le cambiamos el nombre, seamos creativos, en eso es que se basa nuestra profesión…) Dado el caso que el arte ha entrado en otro período, etapa o edad muy distinta a la que dió lugar al nacimiento del crítico moderno, podríamos plantearnos otras preguntas: ¿Cuál es la función de un crítico: para qué sirve la “crítica” en estos tiempos? ¿En qué consiste la labor de un crítico de arte en nuestra época? Uno de los panelistas de lo del MAPR en Sagrado (que anteriormente mencioné) en contestación a una pregunta de Marimar Benítez le respondió que el crítico ya no tenía que “criticar”, que dado el caso de que actualmente una obra de arte puede ser cualquier cosa, su rol debía de ser contextualizar la obra; que ofrecer juicios valorativos ya era cosa del pasado. Más aún: ¿Quién debe de hacer crítica, quién no? Por el otro lado, ¿porqué los que son “criticos” profesionales no responden a los planteamientos actuales de los artistas? ? ¿Son ellos los llamados a remediar la “situación”? ?Cómo y dónde lo harían? (?Cuántos miembros hay en la Asociación de Críticos y porqué no se tiran una buena publicación de arte con todos sus panas los coleccionistas y galeristas?). Finalmente: ¿quiénes son los que deben de crear los espacios para la crítica, o mejor dicho aún, para llevar a cabo una discusión INTELIGENTE sobre arte? ¿y dónde están esos espacios, se compran en el supermercado o por E-Bay, los determina el “Instituto”?; ¿son los artistas mismos los que la deben generar? En fin, hay miles de preguntas que quedan aún por pensarse, plantearse, y discutirse sobre el tema de la crítica. Espero que alguien siga tomando la iniciativa de continuar con estos y otros foros. POSTDATA: Muchos artistas recientemente han hecho mucho más que otros en el “ambiente” para que se muevan las cosas: para que circule no sólo el “cash”, sino las ideas, las palabras, las imágenes, los sonidos… Creo que este es un periodo artístico, muy fértil, efervescente, de mucha agilidad. Mi opinión personal es que hay muchos artistas actualmente que son responsables de subvertir todo ese mundo que se les “monta” encima y/o alrededor: ya sea la crítica, el mercado produciendo un verdadero cambio en el sistema estético y, sobretodo, de sensibilidad.
  • Como nota final, una propuesta de alternativa: Comencemos pues, haciendo un esfuerzo por cambiar la mentalidad “parasitaria” por la “colaborativa”; esto es más que un asunto artístico, es social, económico, político. Al fin y al cabo, aunque mucha gente depende de lo que hacen los artistas, los artistas no debemos de depender exclusivamente de ellos. Siendo seres inteligentes, como se supone que seamos, podemos escribir (conceptualizar, teorizar, o hablar baba si deseamos) sobre nuestra propia obra, sobre la de los otros artistas de aquí y de allá, sobre el arte y nuestra historia de arte y la de los otros (aunque yo no le veo la diferencia), sobre nuestro labor, función, propósito y lugar en esta tierra y en este planeta. También podemos hacer nuestros propios espacios, exposiciones, eventos y montarnos nuestras propias publicaciones y proyectos…

 


Se pueden incluir imágenes de perfiles en Facebook, la red y otros medios. son utilizadas para ampliar la experiencia del lector. Citamos sus procedencia.  Cualquier inconveniente con el contenido se verificará inmediatamente. Comuniquese a: Artegiro[arroba]gmail.com


Javier Martínez  es artista multidisciplinario de Puerto Rico |  Behance / Tumblr

Print Friendly, PDF & Email