De eso no se habla | Arte contemporaneo

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblr

Conversatorio intenta descifrar de lo que no se conversa en el arte. 


Redacción/ Escrito por Javier Martínez /


Tal vez hablar de lo que no se hace en el arte actual sea también reflexionar sobre aquello de lo que no se habla en el arte contemporáneo puertorriqueño. El grupo de artistas que publican bajo el proyecto Conboca y el espacio 1414 han reunido a un grupo de artistas para conversar sobre lo que no se hace en el arte actual.

Esperamos que esta charla sea una provechosa para entender los procesos que afectan a los artistas y la cultura.

Datos del conversatorio

  • Se desarrollará en el espacio 1414 de Santurce este martes 2 de octubre a las 6:30 PM
  • Participarán en el panel Vanesa Hernandez Gracia, Teo Freytes, Charles Juhasz, Beatriz Santiago Muñoz y Carolina Cintron

Crónica del evento por Dalila Rodríguez Saavedra

Cronica Espacio 1414 | Por Dalila Rodríguez Saavedra
Se pensó como algo informal. “Tal vez sólo para aquellos pocos que desean hablar mandarín”, diría la videoartista Beatriz Santiago Muñoz más tarde. Sin embargo, la casa se llenó; la sala de audiovisuales del Espacio 1414 Berezdivin Collection en la Avenida Fernández Juncos acomodó varias decenas de artistas, estudiantes, profesores y espectadores del arte el pasado 2 de octubre.
El tema inicial que reunió a estas personas en un conversatorio giró en entorno a Lo que no se hace en el arte actualmente. ¿Consideraciones de prácticas individuales sobre el proceso creativo o simplemente una cuestión de omisión?, cuestionaron algunos de los miembros del panel.

La premisa tal cual no quedó clara para algunos de los miembros del panel, pero, después de todo era una oportuna “excusa” para parlamentar opiniones. “Como hacemos los artistas entre nosotros mismos, en foros más íntimos, con algunas cervezas en mano”, justificó el moderador Ralph Vázquez, editor del periódico Conboca y curador.

Los artistas y profesores Teo Freytes, Carola Cintrón, Beatriz Santiago Muñoz y Vanessa Hernández Gracia conformaron la comitiva. Habían sido citados por Vázquez a través de la Red, y la mayoría coincidió inicialmente en reacciones ambiguas ante la convocatoria. Claro queda que no por falta de opiniones formadas, sino porque preferían hablar de lo que sí hacían y dejar “las consideraciones metafísicas” para más adelante. Tal vez cuando el leitmotiv del conversatorio cobrara un objetivo focal.

Para Santiago Muñoz, videoartista y curadora, tal vez lo que hacía falta para arrancar con la charla era plantearlo distinto: cómo ha sido la transformación artística hasta nuestros días. “Qué cosas se dejaron de hacer y ahora se hacen”.

Según ella, su trabajo se describe como etnografía experimental. “Si yo me fuese a situar como una artista vanguardista, creo que mi trabajo se insertaría en los años 58 y 59”. El contexto de su obra es símil al trabajo del antropólogo francés Jean Rouch (1917-2004) en el cual se utiliza la cámara viviente para provocar la realidad, más que para capturarla.
“Lo definiría como la etnografía de la imaginación”, aclaró.

A la escultora e instaladora Vanessa Hernández Gracia, el asunto de qué se omite en el proceso creativo, pierde relevancia si tomamos en cuenta los cientos de años que se llevan gestando manifestaciones artísticas. “No creo que hayamos dejado de hacer algo en el arte”, enfatizó.

Carola Cintrón, también videoartista, aprovechó la coyuntura temática histórico-espacial para opinar que durante nuestra evolución nacional, “quizás lo que ya no se hace es arte nacionalista de ámbito político, puño arriba, tal y como se planteaba en las décadas 50 y 60. El llamado arte panfletero ha transmutado en símbolos, iconográficamente”, opinó.

El entresijo artístico está lleno de matices y gustos, de subastas y mercados, de moda y poder adquisitivo. Nuevamente nos encontramos ante hitos interrogativos. ¿La obra responde a los intereses de las grandes casas de subastas internacionales o el arte se rige por sí solo?

Para Santiago Muñoz las consideraciones para que un artista merezca ser estudiado no deben ser sólo estéticas. “Debe de haber algo más… El carácter estético y los planteamientos de un creador evolucionan mucho en 50 años”.

Teo Freytes, artífice polifacético, convino en que “el arte es libre para que sea verdaderamente Arte”. Y debe expresarse, pero con contenido social, no necesariamente tan abstracto”. Y citó el trabajo del afamado muralista mexicano Diego Rivera, quien pintó “Hombre en la encrucijada” (1930) en el Rockefeller Center de N.Y. y más tarde fue derrumbado y sustituido por el gobierno estadounidense por su contundente contenido social.

De los cuerpos institucionales que gestan arte se criticó el hecho de que sus Juntas estén conformadas de miembros inamovibles, “prácticamente vitalicios”, lo cual no favorece a los artistas emergentes.

“El artista tiene montones de posibilidades. Pero insisto en que son las instituciones, las que como ganchos estrangulan la creatividad. Les digo a mis estudiantes tienen que abrirse a todos los medios artísticos, tomar esa apertura con seriedad y amor. No aguanto excusas de algunos que me dicen que no tienen materiales para crear ¡Vivimos en un mundo materialista!”

En consenso los panelistas coincidieron en que a fin de cuentas, desde el arte se construyen los motores para cambiar el mundo.

Abdiel Segarra, director de Conboca, expresó que en agenda está otro conversatorio en el que se abundará sobre la historia oral; las batallitas y hazañas de artistas que no se han documentado textualmente.

 “Tenemos artistas ricos en anécdotas y proezas, que nos pueden hablar de cómo lucharon fuera del marco institucional”, concluyó complacido Vázquez. “Después de todo ya vemos que no son pocos los que les interesa hablar mandarín”, bromeo.


Se pueden incluir imágenes de perfiles en Facebook, la red y otros medios. son utilizadas para ampliar la experiencia del lector. Citamos sus procedencia.  Cualquier inconveniente con el contenido se verificará inmediatamente. Comuniquese a: Artegiro[arroba]gmail.com


Javier Martínez es artista multidisciplinario de Puerto Rico